Formación IDEAL

Imagen descriptiva de la noticia '7 consejos para organizarse mientras estudias'

7 consejos para organizarse mientras estudias


Alberto Flores / 14-01-2021

En la mayoría de ocasiones, a la hora de estudiar no basta únicamente con ponerse frente al temario y memorizar. Si buscamos ser más efectivos es necesario contar con una buena organización que nos permita rendir más. Te ofrecemos algunos consejos para mejorar tu organización en el estudio.


Si hablamos del estudio, independientemente de si se trata de una oposición o una carrera universitaria, la organización es clave. En etapas anteriores es posible que fuera suficiente con darte un atracón unos días antes del examen. Sin embargo, llegados a estos niveles de formación es necesario ir un paso más lejos y contar con un buen plan de trabajo. Una fórmula que nos permita tener todo bajo control y, a la vez, conseguir el máximo rendimiento de nuestras posibilidades.

En este sentido, dedicar parte de nuestro tiempo a organizar cómo afrontaremos nuestras sesiones de estudio resulta muy importante. Marcar tiempos, establecer objetivos, dar prioridad a unos temas sobre otros… Aspectos que, aunque creas que no son relevantes, pueden hacer que nuestras calificaciones sean mucho mejores sin dedicar más horas de las que solemos hacerlo. Por ello, te ofrecemos siete consejos para una organización perfecta para estudiar.

Un lugar para estudiar

Lo primero que debemos establecer es el lugar en el que vamos a llevar a cabo nuestras sesiones de estudio. Es conveniente que siempre, o casi siempre, sea el mismo. Nuestro cerebro se acostumbrará a que allí se acude a estudiar, lo que a medio plazo facilitará nuestra concentración. Procura que sea un lugar en el que se pueda estar tranquilo, sin interrupciones o ruidos que puedan molestarte.

Agenda de estudio

Otra parte importante para organizarte mejor durante el estudio es contar con una agenda en la que planificar todo. De esta forma, podrás establecer lo que debes cumplir en cada sesión de estudio y adaptar todo en función del calendario. Con una agenda podrás crear tu plan de trabajo a corto, medio y largo plazo, lo que te ayudará a ser más constante y evitar los atracones de estudio.

Establecer un horario

También es importante, si es posible, establecer siempre un horario similar de estudio. De este modo podremos crear una costumbre y nos será mucho más fácil realizar las tareas que hayamos planificado. En función de tus necesidades, marca las horas que debes dedicar cada día para tener controlado el temario. Recuerda que es mejor estudiar unas pocas horas cada día que tener que dedicar las 24 horas a ello durante la semana previa a tu examen.

Marcar los objetivos

En todo plan se deben tener en cuenta los objetivos a cumplir. Da igual que se trate de la preparación para un partido de fútbol o de una prueba de carácter teórico. Y esto es algo que también debemos tener en cuenta en nuestra organización del estudio. Lo ideal sería marcar objetivos diarios, semanales y mensuales. De este modo sabremos qué hacer en cada sesión y resultará satisfactorio alcanzar las metas que hemos fijado.

Tiempo de descanso

En tu agenda de estudio no debes marcar únicamente los días que tienes que estudiar. También debes dejar un espacio para el descanso y el ocio. Esto nos ayudará a no saturarnos y liberar un poco de estrés, algo que también es necesario en el estudio. Procura dejar un día de descanso a la semana en el que te olvides de los apuntes.

Ser realista

Vamos a crear nuestro propio plan de estudio, que podemos personalizar al 100% y adaptarlo a nuestras necesidades. Por este motivo es necesario que seamos realistas con nuestras posibilidades. De nada sirve que planifiquemos 5 horas de estudio al día si solo podemos dedicar 4. Conócete a ti mismo y haz un plan que seas capaz de llevar a cabo.

De lo difícil a lo fácil

Si no sabes por donde empezar y tus sesiones de estudio son largas, tenemos un último consejo que puede ayudarte. Se trata de comenzar el estudio, aprovechando tu frescura, por las partes más difíciles que debas trabajar en esa sesión. Ir de más a menos. De este modo, cuando empieces a estar saturado la dificultad del estudio irá decreciendo y hará todo más llevadero hasta finalizar.