Formación IDEAL

Diferencias entre un quiromasajista y un fisioterapeuta

Alberto Flores

¿Tienes algún dolor y no sabes a qué especialista acudir? ¡No te preocupes! Con el artículo de hoy, aprenderás las diferencias que existen entre ambos y de esta forma, poder ir al más indicado para tu problema

Como ya sabrás, ambas disciplinas pueden parecer similares, sin embargo, en muchos casos es práctico saber a cuál de ellas deberías acudir. 

¿Quieres conocer más sobre el quiromasajista y el fisioterapeuta? ¡Sigue leyendo!

¿Qué hace un fisioterapeuta?

El término fisioterapia proviene del griego physis, ‘naturaleza’, y therapéia, ‘tratamiento’. Por lo que un fisioterapeuta se centra en mejorar tu calidad de vida y capacidad de movimiento, utilizando métodos naturales.

La técnica más conocida de un fisioterapeuta es la terapia manual, pero otros métodos similares que pueden aplicar con un paciente son:

Ejercicios terapéuticos (yoga, pilates, o similares).

Acupuntura (tratamiento con agujas).

Electroterapia.

Tratamiento de calor/frío.

Normalmente pueden pasar solo un par de sesiones con un fisioterapeuta, antes de que empieces a notar una mejoría en los resultados, sin embargo, también es posible contar con un tratamiento a largo plazo, para sentir alivio en tu día a día y mejorar tu bienestar.

Algo a destacar es que un fisioterapeuta necesita tener un doctorado en terapia física para atender a pacientes.

¿Qué hace un quiromasajista?

El quiromasaje viene del griego quiros, ‘manos’, y massien, ‘masaje’, por lo que literalmente significa masaje manual, o masaje con las manos. Por ende, un quiromasajista se centra en identificar la fuente del dolor o malestar de un paciente, y usar exclusivamente tratamientos físicos para tratar de mitigarlos.

Al igual que un fisioterapeuta, un quiromasajista debe formarse antes de ejercer como tal, aunque en este caso, mediante un curso de quiromasaje, en vez de un doctorado.

¿Cuál es la diferencia?

Es cierto que ambas disciplinas tratan el dolor físico con métodos algo similares, pero estos criterios que te mostraremos a continuación, permiten saber cuándo deberías acudir a un fisioterapeuta o a un quiromasajista.

Variedad de métodos

El quiromasaje únicamente se limita a tratamientos físicos, mientras que la fisioterapia abarca un rango más amplio de métodos. Por lo que dependiendo del tipo de tratamiento que busques, te puede ser más fácil elegir entre una de las dos disciplinas.

Tiempo entre sesiones

Lo más probable es que las sesiones de fisioterapia sean diarias, aunque depende del caso pueden ser menos frecuentes. Sin embargo, las sesiones de quiromasaje suelen dejar pasar entre una o dos semanas de una sesión a otra, para que haya tiempo para comprobar la eficacia de los resultados.

Rangos de actuación

Debido a la diferencia entre los títulos que hacen falta para ejercer como un fisioterapeuta o quiromasajista, hay ciertos casos en los que alguno de ambos no puede actuar. 

Por ejemplo, un fisioterapeuta está más preparado para actuar con pacientes, que tienen alguna patología, lesión o enfermedad diagnosticada. Sin embargo, un quiromasajista no puede actuar en un caso de tal gravedad. Este último debe usar sus conocimientos con fines más orientados a la relajación que a la curación.

A pesar de ello, hay casos en los que se puede optar por acudir a ambos a la vez, para ayudar a tratar alguna lesión o enfermedad, mientras que a su vez se pretende tener una mayor relajación y mejor la calidad de vida.

Esperamos que estas pautas te hayan sido útiles para saber a quién acudir en caso de dolor o malestar. Recuerda que, en caso de seguir con dudas al respecto, se aconseja preguntar a tu médico de cabecera.