Formación IDEAL

Imagen descriptiva de la noticia 'Requisitos y ventajas de ser Interventor o Auditor del Estado'

Requisitos y ventajas de ser Interventor o Auditor del Estado


Alberto Flores / 01-10-2020

Las oposiciones del Grupo A1 se encuentran entre las que ofrecen mejores condiciones laborales de entre todas las convocatorias disponibles. Entre ellas se encuentran las de Interventor y Auditor del Estado, que cuentan con tantas ventajas que todo esfuerzo realizado merecerá la pena.


En más de una ocasión hemos hablado de las oposiciones, una de las opciones que cuenta con mayor oferta de puestos de empleo en la actualidad. Un sueldo elevado, un trabajo estable y unas condiciones laborales buenas son motivo suficiente para que cada año miles y miles de personas se preparen para entrar en la Administración Pública.

Y es que las hay que superan los 39.000 euros anuales, como las oposiciones a Interventor o Auditor del Estado. Un cuerpo que se encarga de realizar un control financiero y la auditoría del sector público, de departamentos ministeriales, de programación, de realizar presupuestos… Un grupo de funcionarios que pertenecen al Grupo A1 y que pertenecen al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Te contamos cuáles son sus requisitos y las principales ventajas que ofrece.

Requisitos para ser Interventor o Auditor del Estado

Como sucede con la mayoría de oposiciones, para poder participar en las convocatorias de Interventor o Auditor del Estado es necesario cumplir previamente con una serie de requisitos. Estos, que pueden cambiar en cada convocatoria, suelen ser los siguientes:

  • Poseer nacionalidad española. 
  • Ser mayor de 16 años y no exceder la edad máxima de jubilación. 
  • No estar inhabilitado de la Administración Pública. 
  • Tener las capacidades necesarias para poder ejercer las tareas a desempeñar en la profesión. 
  • Estar en posesión de un título de Grado universitario, Licenciatura universitaria o titulación equivalente. 

Ventajas de ser Interventor o Auditor del Estado

Ser Interventor o Auditor del Estado es una de esas profesiones cargadas de ventajas. La primera de ellas tiene que ver con el sueldo, que ya durante el primer año es de unos 2.800 euros al mes con 14 pagas anuales. Esto supone una retribución anual de casi 40.000 euros que aumentará gracias a los diferentes complementos salariales que se pueden conseguir como la antigüedad o el destino.

Además de contar con un salario elevado, son unas oposiciones que cuentan con una buena ratio de número de plazas por opositores. Sus pruebas se consideran como unas de las más complicadas de entre todas las oposiciones pero, por contra, la competencia no es tan elevada como en otras ofertas de empleo público. Y las condiciones laborales en cuanto a horarios y días de vacaciones son extremadamente buenas.

¿Cómo son estas oposiciones?

Estas oposiciones se dividen en un total de seis pruebas, siendo cada una de ellas de carácter obligatorio y también eliminatorio. De este modo, quienes se preparen para esta oferta de empleo tienen que hacer frente a los siguientes exámenes:

  1. Un cuestionario de 30 preguntas sobre Derecho y Economía. 
  2. Casos prácticos de Contabilidad y Matemáticas. 
  3. Casos prácticos de Contabilidad. 
  4. Una prueba de idioma, que puede ser inglés o francés. 
  5. Un cuestionario de preguntas relativas a Hacienda, Sistema Financiero, Derecho y Contabilidad. 
  6. Exposición de tipo oral de parte del temario.