Formación IDEAL

Imagen descriptiva de la noticia 'Retribuciones básicas de los funcionarios'

Retribuciones básicas de los funcionarios


Alberto Flores / 24-09-2020

Durante los últimos años el número de opositores crece con cada convocatoria. Y esto se debe, principalmente, a las condiciones laborales que se obtienen al trabajar en la Administración Pública. Te contamos todo lo que necesitas saber al respecto.


En más de una ocasión lo hemos dicho: opositar está de moda. El sector privado no vive su mejor momento, más ahora que sufre los efectos de la crisis del coronavirus. Y esto hace que cada vez sean más las personas que deciden que su futuro laboral está en la Administración Pública. De hecho, en muchos casos se da más relevancia al hecho de conseguir ser funcionario que a la labor que se desempeñará el resto de la vida profesional.

Pero… ¿Son tan buenas las condiciones de estos puestos de trabajo? La verdad es que, además de contar en la mayoría de casos con buenos horarios y condiciones, hay otro factor a tener en cuenta: las retribuciones. El sueldo de los funcionarios, además de ser estable y contar con pagas extra, es bastante bueno. Y a esto hay que sumar las posibilidades de que aumente a medida que pasan los años en la administración. Te contamos cuáles son las retribuciones básicas de los funcionarios.

Retribuciones básicas

Las retribuciones básicas son las que conforman el salario base de todo funcionario. O lo que es lo mismo, la suma de conceptos que percibirán a final de mes simplemente por haber obtenido un puesto en la Administración Pública al superar con éxito unas oposiciones. En las retribuciones básicas nos encontramos con tres conceptos: el sueldo, los trienios y las pagas extraordinarias.

Salario

Es la percepción a recibir por cada funcionario. Esta dependerá del grupo, escala y categoría de funcionario al que se pertenezca de los cinco que hay: A, B, C, D y E. Cada uno de ellos exige unos requisitos diferentes, por lo que el salario que se percibe también varía. Estos sueldos están fijados en las leyes de presupuestos y, como norma, el salario de los del grupo A, el más alto, no podrá ser más del triple que los del grupo E, el más bajo.

Trienios

Además de percibir el sueldo correspondiente en función del puesto que se está desempeñando, también hay que tener en cuenta los trienios. Esto son grupos de tres años en los que se ha realizado un servicio en cada escala o grupo de empelo público. De este modo, cada tres años se percibirá un sueldo superior que será acumulativo e independiente.

Pagas extraordinarias

Al salario y los trienios también hay que sumar las pagas extra, que son dos al año y que tienen una cuantía del importe mínimo de una mensualidad de sueldo y los correspondientes trienios. De este modo se perciben un total de 14 pagas al año.

¿Existen otras retribuciones?

Las retribuciones básicas son las que conforman el sueldo de todo funcionario pero no son las únicas. Existen algunos casos en las que también se pueden sumar retribuciones complementarias. Una de las más comunes en este punto es el complemento de destino, por el que se obtiene una cantidad determinada de dinero por el lugar en el que se desempeña el trabajo.

También existe el complemento específico, que en este caso retribuye las condiciones particulares de algunos puestos de trabajo. En este caso entran en juego factores de dificultad técnica, responsabilidad o peligrosidad, entre algunos otros. Otros complementos que se pueden sumar son los de productividad, que se ofrecen con carácter subjetivo o individual en función del rendimiento en el desempeño del trabajo.