Formación IDEAL

Trabajar y preparar oposiciones: ¿cómo hacerlo?

Alberto Flores

Muchas personas ansían conseguir una plaza de empleo público para ser funcionario el resto de su vida. Bueno sueldo, estabilidad y unas condiciones envidiables. Sin embargo, para lograrlo hay que superar una oposición. ¿Es posible prepararla si ya estamos trabajando?

El número de opositores que se presentan a las diferentes ofertas de empleo público crece cada año. Y es que, para muchas personas poder trabajar en las diferentes administraciones públicas supone una opción perfecta: un empleo estable, bien remunerado y con excelentes condiciones. Y los ámbitos en los que se puede trabajar en ese sentido son muy variados: justicia, medicina, seguridad, administración… Y todas tienen algo en común: hay que conseguir una gran nota para lograr la plaza.

Esto es algo que resulta bastante complicado, puesto que para lograrlo hay que competir con miles de personas que también desean hacerse con el trabajo. Por ello, se trata de una carrera de fondo en la que hasta el más mínimo de los detalles cuenta. Muchas de las personas que quieren preparar una oposición ya tienen trabajo pero no pueden permitirse dejarlo. Lo que hace que dispongan de menos tiempo para estudiar. Sin embargo, pese a ello, es perfectamente posible prepararlas aunque se esté trabajando.

Cómo preparar unas oposiciones mientras trabajas

Así que si has llegado aquí con la duda de si es posible preparar unas oposiciones mientras trabajas, la respuesta es un sí rotundo. Aunque, claro está, requerirá de mayor esfuerzo que si no tuvieras esa obligación de trabajar. Porque compaginar un trabajo de ocho horas, la vida personal y familiar, y el estudio puede ser bastante complicado. Pero con organización y constancia, casi todo es posible en lo que a las oposiciones se refiere.

Ser muy organizado

El primer paso tiene que ver con la organización, que juega un papel clave para todo opositor. Más aún si trabajas 8 horas al día. Lo primero que deberías hacer es planificar de forma estricta tu tiempo: conocer las horas que puedes estudiar a la semana, los objetivos que deberías cumplir en tus sesiones de preparación, saber en qué lugares podrás estudiar con tranquilidad… Todos estos aspectos nos permitirán detallar un plan de estudio 100% adaptado a nuestra situación.

Mantener la constancia

Sabemos que es difícil llegar del trabajo y saber que te toca ponerte a estudiar. Pero tu tiempo es mucho más limitado que la mayoría de opositores, por lo que no hay horas que perder. Procura cumplir a rajatabla con lo que hayas establecido en tu plan de estudio y ten en cuenta que se trata de un proceso de varios meses e incluso años, no de estudiar todo en unas pocas semanas.

Ser realistas

Otra de las cosas importantes a tener en cuenta si vas a preparar oposiciones mientras trabajas tiene que ver con ser realista. Es decir, no planificar más estudio del que podemos abarcar o programar que todo el tiempo en el que no estemos trabajando debemos hincar codos, porque el descanso también es importante. Por ello, sé realista con el tiempo del que dispones y organiza tus sesiones de forma que sepas que puedes cumplir con ellas, aunque tardes más en preparar todo.

Aprovecha la tecnología

El último de los consejos que vamos a ofrecer hoy tiene que ver con usar la tecnología a nuestro favor. Durante el día es posible que tengas varios ratos libres: en los desplazamientos al trabajo, cuando termines de comer, al esperar a los niños a la salida del colegio… Y si tenemos resúmenes y esquemas en la nube, podremos acceder a ellos desde cualquier dispositivo durante estos ratos y seguir repasando.