Cómo hacer buenos esquemas. Formacion Ideal.
Foto asociada a la noticia: Cómo hacer buenos esquemas

Cómo hacer buenos esquemas

Formación Online



Estudiar implica varias etapas entre las que debe estar, casi siempre, hacer esquemas que puedan ser útiles

Escrito por: A.L. Publicado: 28 mar

La mayoría de estudiantes utilizan esquemas para prepararse una asignatura o materia. Sin embargo, no todos saben hacerlos bien. Aquí vamos a ver cómo hacer buenos esquemas.

Estudiando por fases

Los esquemas forman parte de una de las etapas de estudio de cualquier alumno. Por lo general, los esquemas se realizan cuando ya se tiene alguna idea, por básica que sea, sobre el texto que se está estudiando. Al tener esta idea, el estudiante puede realizar nubes de conceptos en los que fijar sus esquemas que después le serán útiles para poder repasar la asignatura que toque.

Lectura comprensiva

Un buen esquema no se puede hacer si no hemos entendido lo que estamos leyendo. Esto es, la lectura comprensiva es vital para hacer un esquema lo suficientemente útil y claro como para poder utilizarlo posteriormente como material de repaso. La lectura comprensiva ha de ir acompañada del subrayado o la anotación de ideas clave o palabras centrales que luego puedan servir para esquematizar.

Sin tema principal, de nada sirve

Si estamos estudiando, por ejemplo, literatura, ¿cuál es el tema central de la materia? ¿Quizá la Generación del 27? De ser así, lo lógico es identificar a la Generación del 27 como el elemento central del estudio y por lo tanto el punto de origen de nuestro esquema. A través de este podemos rellenar el resto de líneas que irán surgiendo en este universo de conceptos que luego pueden ser útiles para refrescar el estudio.

Buscando relaciones

Cuando tenemos la idea principal detectada, toca buscar el resto de ideas. Es decir, las secundarias. De este modo tendremos material suficiente para ir elaborando un esquema efectivo y que sirva para poder repasar con él. En este sentido, un buen esquema suele utilizar las ideas entre sí relacionándolas. De modo que los conceptos no sean ideas sueltas sino que aparecen interconectadas entre sí.

Hacer un borrador

Con todas las ideas claras, aunque no necesariamente aprendidas, lo que hay que hacer es un borrador o mapa de conceptos. Ahí iremos anotando las ideas que hemos identificado como principales y secundarias. Ahí debemos ir uniendo los conceptos para posteriormente poder hacer una revisión del esquema.

Revisión y uso

Una vez terminado el borrador, el estudiante debe revisar el esquema que ha realizado y plantearse si le es útil para estudiar. Si los conceptos están bien relacionados y si sirven para explicar conceptualmente o como mapa, las ideas que la materia busca. Si es así, ahora hay que pasar el esquema a limpio para seguir estudiando insconcientemente y después utilizarlo como método de apoyo. Si no está bien hecho el borrador, hay que empezar de cero.