Cómo ser apicultor. Formacion Ideal.
Foto asociada a la noticia: Cómo ser apicultor

Cómo ser apicultor

Formación Online



Si te apasiona el mundo de las abejas y de las posibilidades de la miel o la cera, esta es tu profesión

Escrito por: A.L. Publicado: 2 abr

Hay profesiones poco comunes. Profesiones que no son las que más demanda la gente y profesiones como la de apicultor, que además de cumplir con esas dos circunstancias, resulta apasionante para los amantes de la naturaleza.

Trabajando con las abejas

Muchas personas temen a las abejas. Es normal. Son insectos que pueden resultar amenazantes en determinados entornos y por eso hacen que la mayoría de la población quiera estar lejos de ellas. Sin embargo, también son insectos que dan vida, entre otros motivos, porque crean la miel o la cera.

Una profesión milenaria

Quienes trabajan con las abejas son los apicultores. Una profesión en desuso hoy en día porque su práctica es limitada en muchos países pero realmente apasionante. Además, trabajar como apicultor es trabajar en una profesión con milenios a su espalda. Los primeros apicultores se remontan a hace más de 5.000 años y desde entonces y hasta ahora no han parado de realizar su labor.

Extrayendo miel

La mayoría cree que quienes trabajan en la apicultura lo hacen solamente extrayendo miel. Pero nada más lejos de la realidad. Las abejas dan mucho más al ser humano de lo que la mayoría cree. Por ejemplo, de un panal de abejas se puede extraer, además de miel, cera, jalea real o propóleo.

Qué funciones hace un apicultor

La principal función de un apicultor es controlar las colmenas. Es trabajar en un día a día sin descanso en el que las abejas deben ser monitorizadas de forma manual para saber si necesitan cualquier cosa. Una vez las abejas ya den síntomas de haber creado algún producto de consumo humano o de desfallecimiento, el apicultor debe trabajar por solventar o extraer lo que sea necesario. Son los pastores de las abejas.

Qué requisitos se necesitan

Por desgracia para la profesión, no es obligatorio contar con ningún título para ejercer. Y decimos por desgracia porque como en todas, aunque esta en menor medida, hay intrusismo de quienes se creen que pueden saber cómo tratar con colmenas y panales de abeja. No obstante, un apicultor debe ser conocedor de su entorno y de la naturaleza de estos insectos. Si cuenta con formación específica en biología o ciencias relacionadas, su desempeño será aún mejor.

Sueldo y cotización

Un apicultor es un autónomo por norma general. Hay muy pocas empresas que se dediquen a contratar apicultores. En ese sentido cabe recordar que los autónomos son empleados que asumen grandes tarifas impositivas lo cual complica su desempeño laboral. En todo caso, deben cotizar como apicultores ya que así está recogido en la Agencia Tributaria. El sueldo suele rondar de media los 22.000 euros brutos anuales.