Técnicas de estudio: Cómo crear hábitos de estudio. Formacion Ideal.
Foto asociada a la noticia: Técnicas de estudio: Cómo crear hábitos de estudio

Técnicas de estudio: Cómo crear hábitos de estudio

Formación Profesional



Enfrentarse al estudio puede ser una tarea titánica para cualquiera. Por ello, tener claros una serie de conceptos nos pueden ayudar a evitar pasar por el mal trago de estar estudiando sin un plan definido. Te explicamos cómo crear buenos hábitos de estudio

Escrito por: A.L. Publicado: 4 feb

Para estudiar hay que crear buenos hábitos. Hay quienes tienen más facilidad para formarse y otras personas a las que les resulta un hecho más complejo. Sin embargo, en ambos casos, la formación y el aprendizaje han de ir de la mano de una serie de tareas y de convencimientos a llevar a cabo cada vez que se propone el estudio. Crear buenos hábitos es vital y aquí te damos consejos sobre ello.

Entender más que memorizar

Quienes más y mejor se desenvuelven a la hora de estudiar y de poner en prácticas a través de un exámen sus conocimientos, son aquellos estudiantes que tienen claro que entender es aprender. Es decir, la tendencia a memorizar que se tiene para poder aprobar una prueba de nivel sobre cualquier materia, rara vez tendrá su duración en el tiempo. Está claro que no todas las áreas de conocimientos se aprenden igual pero una técnica que mejora mucho el estudio es tratar de entender. Enfrentarse a la lección, al libro o a lo que estemos utilizando para conocer, haciendo hincapié en comprenderlo. Memorizando lo justo.

Organización del estudio

Teniendo claro que entender es aprender y que memorizar debe ser una opción a tomar en segundo plano, la organización del estudio es esencial. La misma consiste en ordenar nuestro espacio de trabajo, adquirir horarios e imponernos un cronograma. Estas tres sencillas tareas ayudarán mucho a que la materia sea lo único en lo que debamos centrar nuestra atención.

Un espacio de trabajo-estudio adecuado, limpio y ordenado, evita que estemos distraídos ante cualquier circunstancia que se nos presente físicamente. Un horario habitual para empezar a estudiar o continuar con la misión nos permitirá prepararnos mentalmente para ello y estar en mejor disposición. Y un cronograma en el que midamos cuándo y cómo estudiar cada parte del conocimiento que debamos adquirir, fortalecerá la posibilidad de centrarnos en entender lo que estamos estudiando en ese momento.

Sumergirse en el estudio

Está claro que el nivel de atención y de interés en una asignatura o materia concreta depende mucho de los gustos de cada estudiante. No es igual estudiar algo que nos atrae a algo que no. Pero es básico tener en cuenta que aprenderemos mejor cuanto más nos sumerjamos en la dinámica de la propia enseñanza. Vivir y sentir una materia es una opción especialmente útil si se trata de aprender un idioma. Hacer que el estudio sea una parte y que nuestra rutina se vea influenciada por él nos ayudará a asimilar mejor los conocimientos.

Fomentar las sinergias

Otra cuestión a tener en cuenta para contar con buenos hábitos de estudio es fomentar el conocimiento cruzado. Es decir, tratar, en la medida de lo posible, de comprender, analizar y reflexionar con otras personas aquello que acabamos de aprender. O dicho de otro modo, socializar el aprendizaje. Ya sea charlando con nuestros compañeros sobre la asignatura en cuestión o preguntando y rebatiendo las dudas que tengamos al respecto de la misma.

Fomentar el ensayo-error

Cuando somos niños aprendemos a base de errores. De equivocarnos. De caer y luego levantarnos. En el estudio se puede aplicar en determinadas circunstancias y será de aplicación útil en casi cualquier momento. Porque fomentar el ensayo-error hace que nos veamos forzados a medir nuestros conocimientos en un entorno real o a través de pruebas o exámenes que nos pongan o nos pongamos antes de realizar el definitivo. En base a comprobar nuestros aciertos y nuestros fallos, también estaremos aprendiendo.

Con todo, las anteriores son algunas de las situaciones a tener en cuenta en el estudio pero siempre hay que ser conscientes de que la actitud -casi más que la aptitud- es lo que cuenta a la hora de aprender algo. Una actitud positiva de querer entender y mejorar nuestros conocimientos siempre será un buen aliado para nuestro hábidos de estudio.