Las bases de la psicología en el trading. Formacion Ideal.
Foto asociada a la noticia: Las bases de la psicología en el trading

Las bases de la psicología en el trading

Cursos



De poco sirve acudir a los mejores cursos de bolsa o tener muchos conocimiento en Bolsa si a la hora de la verdad el trader no sabe manejar sus emociones ni conoce la psicología del trading

Escrito por: Raquel Fdez Valdivia Publicado: 23 ago

En Trading y Bolsa Para Torpes (BTP) disponen de todo tipo de cursos sobre bolsa y trading para todos aquellos que quieran iniciarse en este mundo, o para los que quieran perfeccionar su técnica y convertirse en profesionales. Tanto de forma online, como cursos presenciales de bolsa en Granada y en otras muchas localizaciones. Pero entre tanta diversidad, hay algo que estos cursos de trading tienen en común: El servicio a disposición del alumno de un psicólogo especializado y de un módulo de psicotrading.

Emociones y psicología en el trading

Una persona puede acudir a los mejores cursos de trading, tener muchos conocimientos sobre Bolsa, tener un buen plan de trading y haber ratificado su utilidad en un testeo. Sin embargo, de poco sirve si el trader no sabe manejar sus emociones a la hora de operar.

En este sentido existen una serie de amenazadas emocionales para el trader que debe conocer y aprender a controlar para que no afecten a las operaciones pertinentes. Estas amenazas psicológicas básicas se resumen en: Miedo, codicia, euforia y enfado.

El miedo, por ejemplo, puede llevar al trader a pensar que no está capacitado para llevar a cabo su plan. Ya que le lleva a no confiar ni en él mismo, ni en el mercado. También aparece el miedo a perder, que bloquea las operaciones y no las hace posibles.

Por su parte, la codicia, es lo que lleva al trader a precipitarse o confundirse por querer tener beneficios cuanto antes. También provoca cerrar las operaciones con poco beneficio y dejar correr las pérdidas.

El enfado es la amenaza que provoca que el trader quiera demostrar que cuando pierde, puede remontar en la próxima operación. El problema es que cuando el enfado reína, lo más probable es que también se pierdan las siguientes operaciones.

Y por último, la amenaza contraria, la de la euforia. Cuando el trader lleva una buena racha, puede creer que es invencible. Este pensamiento conlleva que se apueste por arriesgar más y que se abandone el plan de trading que funcionaba. De esta forma, lo común es que se acaben perdiendo grandes pérdidas.

Las consecuencias de una mala psicología en el trading

Estos cuatro bloques de amenazas psicológicas que pueden sufrirse en el trading también generan una serie de sesgos emocionales que pueden empeorar la operativa.

Según explican en el blog de Trading y Bolsa para Torpes, cuando no se controla de forma adecuada la psicología del trader, aparecen los siguientes sesgos:

-Sesgo de confirmación: Este es el de buscar e interpretar la información en función de lo nuestras ideas preconcebidas.

-Ilusión de control: Es la tendencia a creer que tenemos un control mayor que el real sobre los resultados que estamos obteniendo.

-Sesgo de recencia: Que lleva a darle más importancia a eventos recientes que a pasados.

-Aversión a las pérdidas: Esto produce que se sienta más dolor por las pérdidas, que felicidad por las ganancias de igual cuantía.

-Sesgo de auto-atribución: A veces el trader tiende a atribuirse a él mismo los éxitos, mientras que en los fracasos se culpan a los demás.

-Efecto rebaño: A veces se tiende a dar más valor a aquello que respaldan más personas, cuando no tiene porqué ser siempre así.

-Sesgo de retrospectiva: En este caso, se produce un tendencia a creer que los eventos pasados eran fáciles de prever.

-Sesgo de resultado: Esto conlleva que se valoren las acciones por sus resultados en vez de por la calidad de los argumentos.

-Gam empático: Es la tendencia a infravalorar el impacto de las emociones, tanto propias como ajenas.

-Punto ciego: Y por último, el punto ciego es común inconsciencia de los propios sesgos.

Es importante que ante una pérdida, el trader sea capaz de estudiar y reconocer sus errores. En lugar de caer en lo fácil, que viene siendo culpar a factores ajenos a él.