Consejos para mejorar la productividad del estudio. Formacion Ideal.
Foto asociada a la noticia: Consejos para mejorar la productividad del estudio

Consejos para mejorar la productividad del estudio

Cursos



Por duro que pueda resultar, una buena organización puede facilitar mucho el hecho de estudiar

Escrito por: A.L. Publicado: 22 mar

En este artículo vamos a describir una serie de consejos para mejorar la productividad a la hora de estudiar. Consejos que pueden ser muy útiles para alcanzar metas relacionadas con la formación.

Cuando estudiar no es sencillo

No todo el mundo puede estudiar fácilmente. Hay quienes tienen más soltura y facilidad para ello y quienes no. Como es normal, quienes cuentan con más dificultades para ponerse a estudiar suelen tener tendencia a abandonar dicha tarea perjudicando su futuro formativo y profesional. Sin embargo, con una serie de consejos es posible retomar la senda y no perderse entre las dificultades que pueden aportar unos estudios.

La organización como clave

Cuando se estudia, el alumno debe tener claro que sin organización será mucho más complicado lograr el objetivo que se proponga ya sea en aprendizaje o en pasar alguna prueba. La organización debe ser el principio del que parta todo a la hora de sentarnos ante un libro o empezar a memorizar cualquier materia. Si todo está bien medido y se deja poco margen a la improvisación, la productividad mejorará.

Leer entendiendo

Si el estudio es meramente teórico, lo recomendables que el tiempo que pasamos estudiando lo hagamos tratando de entender aquello que estamos leyendo. Si permanecemos atentos a la lectura y volvemos sobre ella en caso de no haber prestado atención, buena parte de la materia aprendida quedará almacenada en nuestro conocimiento sin darnos cuenta. Si por el contrario leemos por leer, no estaremos aprendiendo demasiado. Es preferible entender poco que no entender nada.

Subrayar y hacer esquemas

Parece evidente y una técnica muy repetida, pero es totalmente cierta: hay que subrayar y hacerse esquemas. El tiempo que se dedica a señalar aquellos términos o palabras que necesitamos memorizar para entender, es tiempo que estamos enfocándonos en el aprendizaje de esos conceptos. Si además los conceptos en sí los organizamos en esquemas o nubes de palabras, será mucho más fácil estudiar y después repasar.

Utilizar ejemplos

En la medida de lo posible, y siempre que la materia en cuestión lo permita, el estudiante debe tratar de utilizar ejemplos prácticos sobre aquella teoría que está estudiando. Es decir, si estamos repasando algo de historia y queremos afianzarla, no está de más leer algo al respecto de la historia que estamos estudiando. Aunque no lo parezca, leer anécdotas y curiosidades sobre un asunto en concreto, hace que nuestra atención se fije en ello y aprenda por el mero hecho de fomentar la curiosidad.

Utilizar soportes audiovisuales

Siempre que hayamos completado un horario mínimo de estudio y la organización sea la adecuada, los tiempos de descanso pueden tomarse como momentos ideales para utilizar soportes audiovisuales que permitan aumentar la productividad del estudio. Esto es especialmente útil a la hora de aprender idiomas. Si vemos películas en versión original estaremos haciendo oído y aprendiendo sobre aquella lengua que estemos estudiando.

Acudir a una academia

Si en cualquier caso la dificultad para estudiar es máxima, los alumnos y estudiantes siempre tendrán la opción de estudiar en una academia o centro de formación. Estas instituciones brindan las herramientas y el profesorado necesario para que aprender no resulte un hecho imposible sino todo lo contrario. Porque formarse puede ser incluso divertido.